Tratamiento

Analgésicos opiáceos

Todos los analgésicos opiáceos están químicamente relacionados con la morfina, un alcaloide derivado del opio, aunque algunos se extraen de otras plantas y otros se producen en laboratorio. Los analgésicos opiáceos resultan muy eficaces para controlar el dolor pero tienen muchos efectos secundarios y, con el tiempo, las personas que los utilizan pueden necesitar dosis mayores. Además, antes de suspender el uso prolongado de analgésicos opiáceos, se debe disminuir la dosis gradualmente para minimizar la aparición de un síndrome de abstinencia. A pesar de estos inconvenientes, las personas que padecen dolor agudo no deberían evitar los opiáceos. El uso adecuado de estos fármacos suele evitar los efectos secundarios.

Analgésicos opiáceosA menudo los analgésicos opiáceos provocan estreñimiento, especialmente en las personas de edad avanzada. Para la prevención o tratamiento del estreñimiento son útiles los laxantes.
Quienes deben tomar dosis altas de opiáceos también pueden presentar somnolencia. A quienes este estado les incomoda, el médico puede decidir ofrecerles fármacos estimulantes, que pueden ayudarlos a mantener su estado de vigilia y alerta.

A veces las personas que experimentan dolor sienten náusea y los analgésicos opiáceos pueden aumentar esta sensación. Para prevenir o aliviar la náusea resultan útiles los fármacos antieméticos administrados en forma de supositorios o inyecciones.

Analgésicos no opiáceos

Todos los analgésicos no opiáceos son antiinflamatorios no esteroides (AINEs), con excepción del paracetamol (acetaminofén). La acción de estos fármacos es doble: en primer lugar, interfieren con el sistema de prostaglandinas, un grupo de sustancias que interaccionan y son parcialmente responsables de la sensación de dolor. En segundo lugar, la mayoría de estos fármacos reduce la inflamación e irritación que a menudo rodea una herida y que empeora el dolor.

Existen numerosos AINEs disponibles que se diferencian por la rapidez y duración de su acción para controlar el dolor. Aunque la acción de los AINEs es equivalente en cuanto a eficacia, muchas personas responden de manera diferente. Así, una persona puede encontrar un fármaco en particular más eficaz o que le produzca menos efectos secundarios que otro.

Todos los AINEs suelen irritar el estómago y causar úlceras pépticas. La administración de los AINEs junto con alimentos y antiácidos puede contribuir a la prevención de la irritación gástrica. Recientemente se ha introducido una nueva clase terapéutica de AINEs, los inhibidores de COX-2, conocidos también como coxibs. Los inhibidores de COX-2, p. ej., rofecoxib, etoricoxib, parecoxib, etc., en general, tienen la misma eficacia analgésica que los AINEs convencionales, pero, a diferencia de éstos, su administración es de una sola vez al día y su perfil de tolerabilidad gastrointestinal es significativamente superior.

El paracetamol (acetaminofén) es algo diferente al ácido acetilsalicílico y los AINES dado que también ejerce una acción sobre el sistema de prostaglandinas, pero de forma distinta. El paracetamol no afecta a la coagulación sanguínea y tampoco produce úlceras pépticas ni hemorragias. El paracetamol se administra por vía oral o en supositorios y su acción dura generalmente de 4 a 6 horas. A dosis excesivas suele causar graves efectos adversos, como lesión del hígado.

Analgésicos adyuvantes

Los analgésicos adyuvantes son fármacos que se administran habitualmente por razones ajenas al dolor, pero que pueden ayudar a controlarlo, en ciertas circunstancias. Por ejemplo, algunos antidepresivos actúan también como analgésicos no específicos y se utilizan en el tratamiento de muchos estados de dolor crónico, como el dolor lumbar, los dolores de cabeza y los dolores neuropáticos. En el tratamiento de los dolores neuropáticos resultan útiles los fármacos anticonvulsivantes y los anestésicos orales de aplicación local.

Otros muchos fármacos son analgésicos adyuvantes y el médico puede sugerir pruebas repetidas con distintos fármacos para las personas cuyo dolor crónico no esté bajo control.

Tratamientos no farmacológicos

Además de los fármacos, son muchos los tratamientos que contribuyen a aliviar el dolor. A menudo se elimina o minimiza el dolor al tratar la enfermedad subyacente. A modo de ejemplo, se consigue reducir el dolor de una fractura simplemente con un yeso o administrando antibióticos para tratar una articulación infectada.

Tratamientos no farmacológicosCon frecuencia resultan útiles los tratamientos en que se aplican unas compresas frías y calientes directamente sobre la zona dolorida.Una serie de técnicas novedosas pueden aliviar el dolor crónico. El tratamiento mediante ultrasonidos aporta calor en tejidos más profundos y puede aliviar el dolor producido por el desgarro muscular y los ligamentos inflamados. Con la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) se estimula la superficie cutánea aplicando sobre ésta una leve descarga eléctrica, con lo cual algunas personas encuentran alivio. Con la acupuntura, se insertan pequeñas agujas en zonas específicas del cuerpo. Pero aún se desconoce el mecanismo de acción de la acupuntura y algunos expertos tienen sus dudas sobre la eficacia de esta técnica. No obstante, son muchos los que experimentan un alivio significativo con la acupuntura, al menos durante algún tiempo.

Para algunas personas suelen ser útiles la bio-retroalimentación y otras técnicas cognitivas de control del dolor (como la hipnosis o la distracción), ya que cambian la forma en que los pacientes enfocan su atención. Estas técnicas enseñan a controlar el dolor o a reducir su impacto.
No debería subestimarse la importancia del apoyo psicológico a las personas que padecen dolor. Dado que las personas con dolor experimentan sufrimiento, deberían someterse a una estrecha vigilancia para detectar síntomas de depresión o ansiedad que pudieran requerir la asistencia de un profesional de la salud mental.

Derechos reservados ©2018 Merck Sharp & Dohme Corp. una subsidiaria de Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. Todos los derechos reservados.
TRUSTe - Click to Verify