Sarcoma

El término, de origen griego, significa “crecimiento carnoso”.

¿Qué es el sarcoma?

El sarcoma de partes blandas (partes blandas son los tejidos de nuestro organismo como los músculos, el tejido fibroso y el adiposo, los tejidos de soporte, la grasa, el sistema nervioso periférico, los vasos sanguíneos y los linfáticos) es un tipo de cáncer que puede afectar huesos, cartílagos, tejido graso, músculos, vasos sanguíneos y tejido conjuntivo o de soporte. Es altamente maligno. El término, de origen griego, significa “crecimiento carnoso”.

Material producido por Oncoguía.

Señales y síntomas

Existen algunos síntomas comunes a los sarcomas de partes blandas:

  • Presencia de masas o protuberancias continuas en una región específica.
  • La región donde aparece el sarcoma queda debilitada.
  • Dolor.

Es importante mencionar que la presencia de estos síntomas no significa que la persona necesariamente tiene sarcoma, pero sí que debe consultar a su médico.

Material producido por Oncoguía.

Tipos de sarcoma

Los sarcomas de partes blandas forman toda una serie de tipos de tumores. Algunos crecen en forma lenta e insidiosa, otros presentan un crecimiento rápido y agresivo.

Fibrosarcoma: Es un tumor de origen mesenquimatoso (las células mesenquimatosas se sitúan normalmente alrededor de los vasos sanguíneos y el tejido conjuntivo), Es un tumor de alta malignidad, infiltrante, metastático y que aparece en los tejidos blandos, en los huesos y en la musculatura estriada.

Histiocitoma fibroso maligno: Es un tumor poco frecuente, y que aparece principalmente en la vida adulta, entre los 50 y los 70 años. Este tipo de tumor puede estar relacionado en algunos casos con el empleo de radioterapia.

Dermatofibrosarcoma: Es un tumor raro originado en la dermis. En muchos aspectos, esta enfermedad es clasificada como tumor benigno; sin embargo, de 2% a 5% de los casos pueden originar metástasis, y por eso debe considerársele potencialmente maligno.

Liposarcoma: Es un tipo de tumor que se presenta en los tejidos profundos de las extremidades y en el retroperitoneo. Es el sarcoma de partes blandas más frecuentemente encontrado, y corresponde al 20% del total de los casos.

Rabdomiosarcoma: Es el tipo de sarcoma más frecuente en niños y adolescentes. Se desarrolla en la musculatura esquelética o en los tejidos fibrosos, y puede afectar cualquier región del cuerpo. Es un tumor agresivo e invasivo, con recidivas y con metástasis.

Leiomiosarcoma: Es un tumor caracterizado por la presencia de grandes células fusiformes de músculo liso. Ataca más comúnmente al útero, a la región retroperitoneal y a las extremidades superiores e inferiores.

Hemangiosarcoma: Es un tumor maligno, raro, de crecimiento rápido y altamente invasivo; los vasos sanguíneos crecen directamente en él, por lo que está lleno de sangre.

Sarcoma de Kaposi: Es un tipo de cáncer que afecta las paredes de los vasos linfáticos; puede atacar la piel, los nódulos linfáticos, los pulmones y el sistema digestivo. Esta enfermedad está asociada a factores genéticos, a la acción de virus y a factores inmunológicos. Es el tipo de cáncer más relacionado con el SIDA. Sin embargo, el estar infectado por VIH no significa que el paciente va a desarrollar el Sarcoma de Kaposi necesariamente; y viceversa, el hecho de tener Sarcoma de Kaposi no significa que el individuo está infectado por VIH.

Linfangiosarcoma: Es un tumor maligno que se origina en las células endoteliales de los vasos linfáticos. La mayoría de los linfagiosarcomas se desarrollan en regiones donde hay linfedema crónico y después de una mastectomía radical seguida de radioterapia, en el miembro superior del lado de la cirugía.

Sarcoma sinovial: Son tumores poco comunes, de origen mesenquimatoso; son de crecimiento lento y se hallan en estrecha relación con las estructuras de las articulaciones (tendones, vainas tendinosas, estructuras de tipo de bolsa, fascias, ligamentos, aponeurosis y membranas interóseas). Este tipo comprende del 5% al 10% de los sarcomas de tejidos blandos. Estos tumores tienen mayor incidencia en jóvenes (entre 15 y 35 años). Comúnmente se localizan en las proximidades de las articulaciones, sobre todo en los miembros inferiores.

Neurofibrosarcoma: Es un tumor maligno que se desarrolla en las células que están alrededor de los nervios periféricos. Estos son nervios que reciben mensajes del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), y cuya función es estimular el movimiento voluntario. El neurofibrosarcoma es también conocido como tumor de vaina nerviosa, Schwannoma maligno y sarcoma neurogénico.

Osteosarcoma: Es el cáncer primario de hueso más común. Se presenta frecuentemente en adolescentes, en los sitios de mayor crecimiento del hueso. Cualquier hueso puede ser afectado; sin embargo, los más comúnmente afectados son los brazos y las piernas, particularmente en las proximidades de las rodillas.

Condrosarcoma: Es una lesión cartilaginosa maligna, que se encuentra principalmente en adultos, rara vez en jóvenes y casi nunca en niños. Hay cuatro tipos diferentes de condrosarcoma: primario, secundario, mesenquimático e indiferenciado. La gran mayoría de los condrosarcomas son primarios o secundarios, de crecimiento lento, y se presentan con más frecuencia en los huesos de la pelvis y cerca de las extremidades de los huesos largos.

Sarcoma de Ewing: Es el segundo tumor maligno más frecuente en niños. Es un tumor que se puede desarrollar en cualquier parte del cuerpo, pero donde suele iniciarse es en los huesos. Cualquier hueso puede desarrollar este tumor, pero los de la pelvis, el fémur y la tibia son los más comúnmente afectados.

Material producido por Oncoguía.

Diagnóstico

Para el diagnóstico del Sarcoma es importante que el paciente ponga atención a las señales y síntomas que se pueden manifestar.

El proceso de diagnóstico empieza por la sospecha de la enfermedad; luego se hace un examen físico completo, que debe ser realizado por un médico. Este podrá solicitar los siguientes exámenes:

Rayos X: Este tipo de examen permite evaluar el estado de los órganos y de los huesos.

Tomografía computarizada: También emplea rayos X para obtener imágenes en cortes transversales y longitudinales del cuerpo. Sirve para determinar la naturaleza y la extensión de las lesiones, además de observar las posibilidades de la existencia de metástasis. Puede ser utilizada como guía en caso de un procedimiento diagnóstico, como biopsia o para planeación quirúrgica.

Resonancia magnética: Es un examen que muestra los tejidos y los órganos del cuerpo por medio de potentes ondas magnéticas; sirve, igual que la tomografía, para determinar el tamaño y la extensión de la lesión. Se utiliza para estudiar con mayor exactitud el sistema nervioso, los tejidos blandos y los vasos sanguíneos.

PET Scan: Es un examen de imagen que emplea fluorodeoxiglucosa (FDG). Este compuesto permite conocer cuantitativamente el metabolismo de una lesión tumoral o de las metástasis que pudieran existir en el cuerpo, ya sea en órganos o en ganglios linfáticos, lo cual permite descubrir la extensión local de la enfermedad o su diseminación a distancia.

Biopsia: Es el método de diagnóstico más importante que hay para el cáncer, pues determina la existencia o no de la enfermedad. El procedimiento consiste en tomar una porción de tejido que contenga células del tumor por medio de una aguja o de una pequeña cirugía. Este examen se hace para ver si el tumor es maligno o no; en caso positivo, determina cuál es el tipo de cáncer. La biopsia no sólo toma muestras de tejido tumoral; también puede tomar muestras de ganglios linfáticos o de otras áreas del cuerpo en las cuales se sospecha puede existir la enfermedad. Una vez tomada la muestra, un patólogo la analiza, a fin de terminar la presencia o no de células malignas. Después, se hará el estudio del estado en que se halla la enfermedad, a fin de definir cuál es el tratamiento más adecuada para el caso de que se trate.

Quien puede recomendar que se haga algunos o todos los exámenes, es el médico que lo está atendiendo. Por eso, expóngale todas sus dudas, e infórmese completamente.

Material producido por Oncoguía.

Estadío de la enfermedad

Conocer el estadío de la enfermedad es muy importante para determinar si el tumor está localizado o si se está diseminando.

Es necesario e imprescindible para determinar la mejor forma de abordar la enfermedad, así como la conducta terapéutica a seguir.

Estadío I: tumor de bajo grado, de cualquier tamaño, de crecimiento y diseminación lenta, superficial o profundo.

Estadío II: tumor de alto grado, de crecimiento y diseminación rápida. En este estadio de la enfermedad hay tumores de hasta 5 centímetros, superficiales o profundos; y tumores de 5 centímetros o mas, superficiales.

Estadío III: tumor de alto grado, mayor de 5 centímetros y profundo.

Estadío IV: tumor de cualquier grado y cualquier tamaño, diseminado en los ganglios linfáticos o con metástasis a distancia.

El estudio debe realizarse, preferentemente, por medio de una tomografía computarizada y/o de resonancia magnética, teniendo siempre en mente la intención de escoger el mejor esquema terapéutico.

Material producido por Oncoguía.

Tratamiento

El tratamiento del sarcoma de partes blandas depende de la respuesta individual a la enfermedad y a la terapia.

En forma general, el tratamiento inicia con una cirugía, ya que gran parte de los sarcomas son resistentes a la quimioterapia y a la radioterapia.

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más común de tratamiento de los sarcomas de partes blandas en adultos. Para algunos tipos de sarcomas, extirpar el tumor puede ser la única forma de tratamiento necesaria.

Los procedimientos quirúrgicos incluyen:

Microcirugía: Es un procedimiento que extirpa el tejido capa por cada. Las capas son analizadas para determinar la presencia de células neoplásicas (cáncer). Este método está diseñado para preservar la mayor cantidad posible de tejido normal; un ejemplo son las lesiones localizadas en la piel.

Cirugía local amplia: que consiste en extirpar el tumor y parte del tejido normal que lo rodea.

Cirugía de preservación del miembro afectado por la amputación: Su finalidad es conservar la funcionalidad del miembro en cuestión; para ello, se substituyen los tejidos afectados por injertos de huesos o de tejidos tomados de otras regiones del cuerpo o artificiales.

Cirugía con amputación: Se hace cuando la lesión afecta a un miembro en forma amplia e invasiva, comprometiendo su funcionalidad; además, las probabilidades de que se disemine por el cuerpo son grandes.

Tratamiento quimioterapéutico o radioterapéutico: Puede ser aplicado antes del procedimiento quirúrgico, con el objeto de disminuir el volumen del tumor y el área de tejido que va a extirpar. También pueden aplicarse después de la cirugía, como tratamiento coadyuvante para eliminar células cancerosas remanentes.

Radioterapia

La radioterapia utiliza rayos de alta energía para eliminar las células cancerosas.

La asociación de radioterapia y cirugía es de gran utilidad en el control local de los sarcomas de partes blandas, pues conserva la función de los miembros y permite a los pacientes ejercer sus actividades normales.

Quimioterapia

La quimioterapia utiliza medicamentos potentes que detienen el crecimiento de las células cancerosas, las elimina e impide su multiplicación. Por ser un procedimiento sistémico, los medicamentos afectan a todas las células del organismo; por esa razón, presenta efectos colaterales que pueden ser leves o intensos, dependiendo del medicamento utilizado, de la dosis administrada y de la respuesta particular del paciente al tratamiento.

Hay factores que pueden afectar las opciones de tratamiento y de pronóstico de la enfermedad. Por ejemplo:

  • El tipo de sarcoma
  • Tamaño, grado y estadío del tumor
  • Localización del tumor en el cuerpo
  • Posibilidad de extirpar todo el tumor mediante cirugía
  • Edad y estado general del paciente
  • Recidiva de la enfermedad.

Material producido por Oncoguía.

Efectos colaterales: orientaciones generales

Durante el tratamiento contra el cáncer pueden aparecer algunos efectos colaterales que dependen del tipo de tratamiento que se está aplicando, de la persona que lo recibe y de la dosis de medicamentos en caso de quimioterapia, y de radiaciones en caso de radioterapia. Algunas orientaciones útiles durante el tratamiento son las siguientes.

Durante la quimioterapia:

  • Haga comidas de pequeñas cantidades de alimentos varias veces al día.
  • Evite las comidas grasosas y las frituras.
  • Beba líquidos como jugos de frutos a lo largo del día.
  • Evite las bebidas gaseosas.
  • Evite los olores fuertes como el humo, los perfumes, las frituras, los condimentos, etc.
  • En caso de que se presenten vómitos, comuníquelo a so médico; lo mismo, cuando haya terminado su medicamento antiemético.

Durante la radioterapia:

  • Lave siempre la piel con jabón neutro y agua tibia.
  • No aplique pomadas ni cremas a la piel, de no ser las recetadas por su médico.
  • No use ropa apretada.
  • No restriegue ni rasque la piel de la región irradiada.
  • Proteja la piel de los rayos solares.

La preocupación por la calidad de vida del paciente ha favorecido el desarrollo de medicamentos capaces de combatir los síntomas de cáncer, así como reducir los posibles efectos colaterales. Sin embargo, es importante estar preparado para su aparición.

Material producido por Oncoguía.

Conversando con su médico

Es muy importante crear y mantener una relación de confianza con su médico.

Consulte con el médico todas sus dudas, y no permita que nada quede confuso.

Aquí hay algunas preguntas que le pueden ayudar:

  • ¿Qué es el sarcoma?
  • ¿Qué tipo de sarcoma es el que tengo?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Podré volver a hacer mis actividades diarias?
  • En caso de que tengan que intervenirme quirúrgicamente, ¿será muy largo el tiempo de recuperación?
  • ¿Tienen efectos colaterales los diferentes tratamientos?
  • En el caso de que se presenten efectos colaterales, ¿a quién debo acudir?

Material producido por Oncoguía.

Derechos reservados ©2012 Merck Sharp & Dohme Corp. una subsidiaria de Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. Todos los derechos reservados.
TRUSTe - Click to Verify