Manual Merck para el Hogar
Manual Merck para el Hogar

Infección causada por el gusano de la carne de cerdo

Manual Merck para el Hogar

Infección causada por el gusano de la carne de cerdo

Esta enfermedades una infección intestinal causada por el gusano adulto Taenia solium. La infección causada por el estado larval del gusano provoca cisticercosis.

Las infecciones provocadas por el gusano del cerdo son frecuentes en Asia, la antigua Unión Soviética, Europa Oriental y América Latina. Esta infección es muy poco frecuente en los países desarrollados, excepto entre los inmigrantes y turistas provenientes de zonas de alto riesgo.

El gusano adulto mide de 2,5 a 3,5 metros de largo. Está formado por una cabeza armada con varios ganchos diminutos y un cuerpo compuesto de 1 000 anillos que contienen huevos (proglótides). Su ciclo de vida es similar al del gusano de la carne de vaca, excepto que los cerdos, a diferencia del ganado vacuno, actúan como huéspedes intermediarios. Los humanos también pueden actuar como huéspedes intermediarios; los huevos llegan al estómago al tragarlos o bien cuando las proglótides son regurgitadas desde el intestino hasta el estómago, donde se liberan los embriones. Luego atraviesan la pared intestinal y llegan a los músculos, órganos internos, cerebro y el tejido de debajo de la piel, donde forman quistes. Los quistes vivos sólo provocan una ligera reacción en los tejidos, mientras que los muertos desencadenan una reacción violenta.

Síntomas y diagnóstico

La infección provocada por el gusano adulto no suele causar ningún síntoma. Las grandes infecciones producidas por quistes pueden causar dolor muscular, debilidad y fiebre. Si la infección llega al cerebro y las membranas que lo recubren, éstas pueden inflamarse. También pueden producirse convulsiones.

En las infecciones causadas por gusanos adultos, es posible ver huevos alrededor del ano o en las heces. Para distinguir el gusano de la carne de cerdo de otros gusanos es necesario encontrar una proglótide, o bien la cabeza del gusano en las heces y examinarlas al microscopio. Los quistes vivos localizados en tejidos como el cerebral se visualizan mejor mediante una tomografía computadorizada (TC) o una resonancia magnética (RM). En ocasiones es posible encontrar quistes al examinar al microscopio una muestra de tejido tomada de un nódulo cutáneo. También existe la posibilidad de realizar análisis de sangre en busca de anticuerpos contra el parásito.

Prevención y tratamiento

La cocción completa de la carne de cerdo evita la infección. Ésta se trata con niclosamida o praziquantel por vía oral.

Otras infecciones con gusanos 

Otras infecciones con gusanos

Derechos reservados ©2012 Merck Sharp & Dohme Corp. Una subsidiaria de Merck & Co., Inc. Todos los derechos reservados.
TRUSTe - Click to Verify