Manual Merck para el Hogar
Manual Merck para el Hogar

Inflamación de los párpados

Inflamación de los párpados

La inflamación de los párpados (blefaritis) provoca enrojecimiento y engrosamiento; así mismo, suelen formarse escamas y costras o bien úlceras superficiales. Los procesos que pueden cursar con inflamación son una infección causada por estafilococos en los párpados y en las glándulas grasas (sebáceas) que se localizan en los bordes de éstos, la dermatitis seborreica en la cara y el cuero cabelludo y la rosácea.

Uso de gotas y ungüentos para los ojos
La persona que recibe la medicación debe inclinar la cabeza hacia atrás y mirar hacia arriba. Lo mejor es estar recostado si es otra persona la que aplica el medicamento. Con el extremo de un dedo limpio se tira ligeramente hacia abajo el párpado inferior para crear una especie de bolsa, como se muestra en la figura. A continuación, se echan las gotas dentro de esa bolsa, y no directamente sobre el ojo. El ungüento se coloca en una pequeña cantidad dentro de la bolsa. El parpadeo distribuye la medicación por todo el ojo.
Inflamación de los párpados

La blefaritis puede provocar la sensación de que hay algo dentro del ojo. Los ojos y los párpados pueden experimentar picor, quemazón y enrojecer. El párpado puede hincharse y algunas de las pestañas pueden desprenderse y caer. Los ojos pueden tornarse rojos, llorosos y sensibles a la luz intensa. Puede formarse una costra que queda firmemente adherida a los bordes del párpado; cuando se extrae, en ocasiones deja una superficie sangrante. Durante el sueño, las secreciones que se secan dejan los párpados pegajosos.

La blefaritis tiende a ser recurrente y es muy resistente al tratamiento. Es molesta y poco estética, pero casi nunca es destructiva. En ciertos casos, puede provocar la caída de las pestañas, la cicatrización de los bordes de los párpados e incluso puede dañar la córnea.

En general, el tratamiento consiste en mantener los párpados limpios, quizás lavándolos con champú para bebés. En ciertos casos, el médico puede recetar una pomada con antibiótico, como la eritromicina o la sulfacetamida, o bien un antibiótico oral, como la tetraciclina. Cuando la piel de la persona con blefaritis también sufre de dermatitis seborreica, la cara y el cuero cabelludo también deben ser sometidos a un tratamiento.

Derechos reservados ©2012 Merck Sharp & Dohme Corp. Una subsidiaria de Merck & Co., Inc. Todos los derechos reservados.
TRUSTe - Click to Verify