Manual Merck para el Hogar
Manual Merck para el Hogar

Posición anormal del feto

Posición anormal del feto

Una posición anormal es aquella en la que el feto ocupa más espacio mientras se desplaza por el canal del parto que cuando se encuentra en posición normal, es decir, mirando hacia atrás con la cabeza hacia la salida.

Posición y presentación del feto
La posición del feto normal es cabeza abajo y mirando hacia atrás (hacia la espalda de la madre) con el cuello flexionado; la presentación es cefálica. Una posición menos común es mirando hacia abajo, y las presentaciones anormales incluyen las de cara, frente, nalgas y hombro.
Posición y presentación del feto

En una descripción de un feto dentro del útero, la posición hace referencia a la dirección a la que apunta el feto, y la presentación detalla la parte del cuerpo que sale primero por el canal del parto. La combinación más segura y frecuente es la del feto que mira hacia atrás (en dirección a la espalda de la madre), con la cara vuelta hacia la derecha o la izquierda, y la cabeza primero (presentación cefálica), con el cuello doblado hacia adelante, el mentón hundido y los brazos cruzados sobre el pecho. Si el feto se encuentra en una posición o presentación diferente, el parto puede ser más difícil y quizá no sea posible el alumbramiento por la vagina.

El feto puede mirar hacia adelante, en general con el cuello estirado (en extensión). En esta posición, la cabeza necesita más espacio para atravesar el canal del parto, por lo que el parto puede prolongarse y el alumbramiento se vuelve difícil. Tras evaluar el problema, el médico decide si usar fórceps o realizar una cesárea. En la presentación de cara, el cuello se arquea hacia atrás y, en consecuencia, lo que primero aparece es el mentón; si éste está colocado hacia atrás porque el cuello está en flexión y sigue en esa posición, el parto vaginal no puede llevarse a cabo. En la presentación de frente, el cuello está moderadamente arqueado y lo que primero se presenta es la frente. Por lo general, los fetos no mantienen todo el tiempo esta posición, pero si lo hacen, tampoco podrán nacer por vía vaginal.

La presentación de nalgas es una anomalía en la que las nalgas del feto se presentan primero en lugar de hacerlo la cabeza. Las lesiones del feto, incluyendo la muerte, ya sea antes, durante o después del parto, se producen cuatro veces con más frecuencia con las presentaciones de nalgas que con las cefálicas (sobre todo porque las presentaciones de nalgas son mucho más frecuentes en un parto pretérmino o cuando el feto tiene anomalías congénitas). Las complicaciones sólo se pueden evitar si el problema se detecta antes del nacimiento. En ciertos casos, se puede girar al feto hasta llevarlo a una posición cefálica presionando el abdomen de la madre antes de que comience el parto, por lo general a las 37 o 38 semanas de embarazo.

Como las nalgas son más estrechas que la cabeza, el conducto que dejan las nalgas en el canal del parto no es lo bastante grande como para que la cabeza pase. Además, ésta no puede moldearse para que quepa y encaje en el canal de nacimiento. Por consiguiente, el organismo del niño puede estar fuera mientras la cabeza queda atrapada dentro de la madre. Como resultado, la médula espinal u otros nervios pueden sufrir estiramientos y derivar en lesiones nerviosas. Cuando por primera vez se ve el ombligo del bebé fuera de la madre, el cordón umbilical está comprimido entre la cabeza y el canal del parto, por lo que el niño recibe muy poco oxígeno en esos momentos. Las lesiones cerebrales causadas por falta de oxígeno son más frecuentes en los fetos que se presentan de nalgas que en los que lo hacen de cabeza. En un primer parto, estos problemas empeoran porque los tejidos de la madre no se han estirado por partos previos. Como el niño podría morir, muchos médicos recomiendan practicar una cesárea tanto para la mayoría de los casos de presentación de nalgas en los primeros embarazos, como para todas las presentaciones de nalgas de los partos pretérmino.

En ocasiones, un feto cruzado horizontalmente en el canal de nacimiento se presenta de hombros. En estos casos, por lo general, se practica una cesárea, a menos que el feto sea el segundo de un par de gemelos (en cuyo caso se modifica la posición del feto para que nazca por vía vaginal).

Derechos reservados ©2012 Merck Sharp & Dohme Corp. Una subsidiaria de Merck & Co., Inc. Todos los derechos reservados.
TRUSTe - Click to Verify