Efecto de la Replicación

El sistema inmunitario está formado por diversos leucocitos y órganos especiales, como el bazo, que defienden al organismo de las bacterias y los virus. El VIH es un virus potente que se reproduce en el interior de algunos leucocitos y finalmente los destruye. Al final, esta depleción de leucocitos debilita del tal modo el sistema inmunitario que ya no puede defender al organismo de la enfermedad o de infecciones.

El VIH afecta a los leucocitos de diversas formas.

Efecto de la replicación

1. Células T CD8+ | 2. Células B | 3. Células T colaboradoras CD4+ | 4. Macrófago | 5. Células asesinas naturales

Células T colaboradoras CD4+
El VIH se dirige principalmente a los leucocitos con receptores CD4 (es decir, las células CD4+). Los virus utilizan este receptor concreto para unirse a la célula huésped. El VIH infecta varias clases de células CD4+, como los monocitos y los macrófagos tisulares, aunque su objetivo principal es la célula T colaboradora CD4+. Estas células, cuando están sanas, liberan unas sustancias químicas especiales, llamadas citocinas, que estimulan a las células B, las células citolíticas (asesinas naturales) y otros aliados del sistema inmunitario que intentan combatir al virus. Cuando el virus daña y destruye las células T colaboradoras CD4+, se altera la totalidad del sistema inmunitario.

Células T CD8+
Las células T CD8+ (células T con receptores CD8 en la superficie) también resultan afectadas por la infección debida al VIH. A medida que el VIH progresa, las células T CD8+ pierden su capacidad para atacar a las células infectadas por el virus.

Células B
Las células B son leucocitos que producen anticuerpos. Aunque no se infectan por el VIH, pueden perder con el tiempo su capacidad funcional.

Células asesinas naturales
Las células asesinas naturales eliminan a todas las células que se han infectado por organismos extraños como el VIH. Aunque no se infectan por el VIH, su número disminuye notablemente. Además, la liberación anormal de citocinas y los efectos de algunos productos virales pueden provocar un funcionamiento inadecuado de estas células.

Monocitos y macrófagos
Los monocitos y los macrófagos son leucocitos que atacan a los organismos extraños. El VIH puede debilitar la capacidad de estas células, por ejemplo, para destruir las micobacterias, lo que puede causar infecciones oportunistas mortales, como la tuberculosis.

Derechos reservados ©2019 Merck Sharp & Dohme Corp. una subsidiaria de Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. Todos los derechos reservados.